Kimonos y peinetas

Estas fechas me vuelven loca. Y no lo digo porque me depriman ni nada por el estilo; simplemente me vuelvo como una niña pequeña: el frío, la familia, los dulces, los regalos… Sales a la calle y ves esas lucecitas de colores por todas partes, la gente lleva abrigos y gorros: ¡ninguna otra época del año es tan kitsch!

Además, me encanta elegir los regalos que voy a hacer (ya tengo dos de tres, que no está tan mal), y precisamente hoy he estado echando un vistazo en Ebay, para coger ideas. ¡Y qué hallazgo! Ha sido como ir a la Disneylandia de lo bizarro. Sabía que ahí se puede comprar de todo, pero jamás se me ocurrió que pudiera existir una gama tan amplia de decoración hortera para una casa. Flamencos rosados, cuberterías de Animal Crossing, sombrillitas para cócteles, manteles de Hello Kitty, kimonos para andar por casa, muñecas vestidas de gitana… Como aún no dispongo de piso propio para decorarlo a lo John Waters, me he conformado con las gafas de sol más perfectas del mundo:
En fin, sólo me queda desear Feliz Navidad con retraso, porque he estado con mi familia, y un próspero año nuevo con antelación, porque me marcho otra vez. ¡Cuidadito con las uvas, que las carga el diablo!

Mp3 del día: Amy Winehouse – Rehab

Queridos Reyes Magos

Ni pijamas, ni bufandas, ni electrodomésticos. Este año he sido buena y quiero esto:


Mp3 del día: The Bloodhound Gang – The Bad Touch